logoinstagramrojo.png

Mujeres y el cuarzo | Valle de Quilimarí

En el Valle de Quilimarí conocimos a tres maravillosas mujeres que contaron su vínculo con el cuarzo.


Para Titi de Casa Guangualí “el cuarzo en su nomenclatura es sílice y el sílice es parte de nuestro ADN que está compuesto de cristales de sílice en forma líquida. Entonces se reconocen y se hermanan. Y nuestro cuerpo empieza a vibrar, a reconocerlo. Y al saber que estás caminando por cuarzo, tu mente no lo sabe pero tu cuerpo lo siente”.


Por su lado Marisa de Rancho Teturrio en Tilama reconoce que “siempre tuve relación con el cuarzo, simplemente desconocía las propiedades. La gente que viene acá me ha hecho confirmar que el cuarzo tiene propiedades curativas”.


Mientras, Tere nos invitó a una sesión en su cama de cuarzo y tocó los cuencos, precisando que “el cuarzo tiene en si una vibración y nosotros somos vibración. El cuarzo es potentísimo en ayudarme en estar bien yo, porque nadie da lo que no tiene”


Titi concluye que cuando “te conectas con la energía y la vibración del cuarzo, empiezas a sanar”.